martes, 22 de junio de 2010

Tu vida será como tú quieras que sea

“Depende de ti…”, la vida te dará lo que le pidas, si pides una vida repleta de felicidad y de alegrías y actúas en consecuencia, eso tendrás, si por el contrario pides una vida de penas y tristezas actuando de igual modo, eso será lo que conseguirás…

“Depende de ti…”, si focalizas tus pensamientos en los aspectos positivos de tu vida, en todo lo bueno que habitualmente pasa desapercibido cuando solo tienes una visión materialista de la vida, tendrás una vida plena y maravillosa, si por el contrario sólo te centras en aquello que no tienes o en aquello que has perdido, tendrás una vida penosa y miserable.

“Depende de ti…”, si te dejas llevar por las emociones positivas que nos trasladan nuestros seres queridos, nuestros amigos y las personas que nos aprecian, tendrás una vida de felicidad continua, si por el contrario te dejas llevar por el entorno negativo que fluye desde personas ajenas a nuestros intereses, o por noticias y especulaciones manipuladoras e inciertas, tendrás una vida negativa e infeliz.

“Depende de ti…”, si decides ser protagonista de tu vida y defines lo que es realmente importante para ti, poniendo toda tu energía y toda tu pasión en marcha para ir en su busca, tendrás una vida extraordinaria y apasionante, si por el contrario te dejas influenciar continuamente por personas y por circunstancias que te manipulan cuando no sabes cuáles son tus objetivos, tendrás una vida solamente ordinaria en la cual no serás tú el/la protagonista…

“Depende de ti…”, podemos tener una vida rica en actividades gratificantes y donde nuestra vida tenga un sentido, un fin…, y que cuando nos levantemos todas las mañanas nuestro estado sea de ilusión y de emoción por lo que nos queda por hacer…, si por el contrario nos conformamos -día tras día- simplemente con existir…, tendremos una vida mediocre y gris en todos los aspectos.

Si, es cierto, si decidimos tomar las riendas de nuestra vida, podemos cambiar las cosas, por lo menos, las cosas más cercanas a nosotros…, así es, podemos decidir qué vida queremos tener, podemos decidir si nos dejamos influenciar por el entorno negativo o no, podemos decidir si seremos felices o desgraciad@s…

Yo ya he tomado una decisión, he decidido vivir feliz y tu… ¿ya has decidido?, pero espera…, antes de responder, que no se te olvide, lo que decidas “depende de ti”…

Y ahora, ¿qué has decidido?

2 comentarios:

  1. Me parece que hemos dejado que las circunstancias moldeen nuestra manera de pensar. Muchas veces la cultura. Hay en mi pueblo un sentido de pesimismo que está incorporado en los diálogos, las decisiones y la manera de vivir. Gracias por este post, está muy bueno y lo estoy compartiendo en mi facebook y en mi blog

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Norman por tu comentario, -sin duda muy enriquecedor-. Me satisface muchísimo que te haya gustado (más si cabe cuando viene de una voz experta) y que además lo compartas con tus lectores. Un abrazo...

    ResponderEliminar